Previa Kansas City @ New England

Los partidos entre Andy Reid y Bill Belichick son como las partidas de ajedrez que un par de ancianos han jugado a diario, en el parque, por los últimos veinte años. Conocen perfectamente las tácticas de su rival, pero cada tarde se sorprenden con un nuevo movimiento que podría cambiar el curso del enfrentamiento. Uno mueve de forma paciente y siniestra a sus peones y el otro avanza con la reina con una agresividad calculada.

 

Está de más decir que Reid ha gozado de un éxito, recientemente, del que no pueden presumir muchos. El año pasado los Chiefs sorprendieron en la semana inaugural aplastando a los Patriots 42-27. Y no podemos pasar por alto ese partido en el Arrowhead Stadium donde los Pats cayeron 41-14 en el 2014 y que supuestamente acabaría con la era Belichick-Brady.

 

Este año los Chiefs pintan para ser un animal diferente: más fuerte, feroz y dominante. Andy Reid hizo un trabajo extraordinario al elegir Patrick Mahomes en la primera ronda del draft del 2017 a pesar de que tenía un QB del calibre de Alex Smith. Invirtió, fue paciente y está viendo a su obra convertirse en la sensación de la NFL.

 

El tema con los quaterbacks, y básicamente con cualquiera otra posición, es que si lo tomas en la primera ronda del draft es porque lo necesitas urgentemente y, caso concreto de los pasadores, es muy complicado que desarrollen rápidamente el aprenderse el playbook, las defensas rivales y soporten la presión de que la organización gane partidos gracias a ellos sin que esto impacte en su desempeño y haga la curva de aprendizaje más severa. Este año hemos visto a Darnold, Baker Mayfield, Josh Allen y Josh Rosen ganar partidos pero en definitiva su desempeño sería otro si su periodo de adaptación hubiera sido más prolongado y no tan forzado cómo ha tenido que ser. La clave está en elegir a un QB cuando todavía no lo necesitas. Mahomes es un vivo ejemplo pero no vayamos tan lejos, Tom Brady jugó hasta su segundo año y ahora disfrutamos de los resultados.

 

Ofensivamente los Chiefs representan un reto mayúsculo. Apenas con cinco semanas es difícil encontrarle un defecto a Mahomes ya que tiene muy buen criterio la hora de entregar el balón a los receptores, es capaz de leer a las defensivas rivales con buen juicio, domina el complejo playbook de su entrenador. Ha lanzado 14 touchdowns por solo dos intercepciones.

 

Un reto muy importante será “contener” a Travis Kelce. Como comentamos la semana pasada, para la defensa de los Patriots, ha sido todo un desafío enfrentar alas cerradas y corredores que salen por el pase.

 

Desconozco si el coach Flores no leyó mi columna, pero el jueves Ebron y Swoope le hicieron a los Patriots 149 yardas y tres touchdowns. Hoy enfrentan a la segunda mejor ala cerrada de la NFL. Llega al partido con 28 recepciones, 407 yardas y tres touchdowns. O Devin McCourty y compañía mejoran su juego contra las alas cerradas o será una larga noche para la defensa.

 

Belichick normalmente prefiere neutralizar una fortaleza del rival para hacer el juego unidimensional y en principio luce más “sencillo” hacerlo con el juego terrestre de Kansas City.

 

Los Chiefs apenas y promedian 3.9 yardas por acarreo, 21° en la NFL. Hunt empezó la temporada ganando 168 yardas en 52 acarreos en sus tres partidos para después explotar contra Denver al correr 121 yardas y un touchdown en 19 acarreos. Ante los Jaguars repitió la dosis y corrió 87 yardas y una anotación. No será fácil para la defensa de New England detener a Hunt pero deberán hacerlo para obligar a Patrick Mahomes a vencerlos por aire. Recordemos que si bien los Patriots distan mucho de ser de las mejores defensas de la Liga, son un equipo disciplinado que puede engañar con formaciones complejas y difíciles de interpretar a un joven quaterback. Tienen récord de 23-0 en casa ante pasadores menores de 25 años.

nbc_pff_KCvsNE_week6_181010

 

Del otro lado del balón, los Patriots se enfrentar a la peor defensa de la Liga. New England ha encontrado un sano equilibrio mismo que lo ha llevado a encontrar la zona de anotación con mucha frecuencia en los últimos dos partidos.

 

El juego de este domingo en la noche representa para los Patriots la oportunidad de enfrentarse a un rival digno de postemporada. Veremos si los movimientos pacientes y sigilosos de los peones del tablero de Belichick son más efectivos que los revolucionarios movimientos de Andy Reid.

Leave a Reply