Previa Colts vs Patriots

Colts1.jpg

La década pasada los partidos entre los Colts y los New England Patriots eran circulados en el calendario tan pronto éste era revelado. Al partir Peyton Manning la rivalidad se enfrió y la dominancia se hizo aún más clara: desde el 2009 ambos equipos se han enfrentado en siete ocasiones y en todas ellas han ganado los de Foxboro con un diferencial de puntos de 133.

Este partido tiene un sabor diferente, al menos para Indy. Después del Super Bowl, Chris Bailard y los Colts anunciaron a Josh McDaniels como su entrenador en jefe pero, tras una reunión con Mr. Kraft y Belichick, dio marcha atrás y dejó a los Potros vestidos y alborotados. El general manager de Indianapolis reavivó la rivalidad que por años había quedado en el olvido y este jueves al fin tendrá su revancha.

Tras un inicio inquietante para muchos, los Patriots dieron un golpe de autoridad el domingo ante los Dolphins donde mejoraron en intensidad y orden a la defensiva y la ofensiva fue más dominante y creativa aunque con cosas por trabajar.

New England recibirá a un equipo de Indianapolis que ha mejorado notablemente respecto al año pasado pero que dista de las versiones que en el pasado preocupaban a los Patriots. Han perdido partidos en los que metieron en apuros al equipo rival pero que al final de cuentas les terminan sacando del bolso. El último de ellos fue contra los Texans en donde llegaron hasta tiempos extra pero que al jugarse una cuarta oportunidad y cuatro yardas por avanzar en su propia yarda 43, fallaron y dejaron en una inmejorable posición a los de Houston para que les ganaran el partido.

Para este 2018 Andrew Luck ha regresado a los controles de la ofensiva y viene de dar uno de sus mejores partidos como profesional antes Houston contra quienes registró 40 de 64 pases para 464 yardas y cuatro touchdowns. En este primer cuarto de temporada ha registrado números inconsistentes que van desde las 464 yardas y 11.6 yardas por pase completado contra Texans hasta las 164 yardas y 6.56 yardas contra Eagles.

Una de las claves de la defensa será detener a Eric Ebron quien si bien no es factor a lo largo del recorrido hacia la zona roja sí lo es a la hora de anotar touchdowns y registra una tercera parte de los pases que ha mandado Andrew Luck hacia las diagonales (3). En las derrotas contra Jacksonville y Detroit los Patriots aceptaron 22 pases de 30 que les enviaron de alas cerradas y running backs.

Para el partido contra los Dolphins se ajustó por completo el problema y se permitió solo una recepción de nueve yardas en cuatro intentos. Belichick es famoso por eliminar el factor dominante del ataque rival y contra Miami no fue la excepción ya que entre los backs y el ala Grant (TE) se concentraba el 37% de las yardas.

Indianapolis en definitiva tendrá que ajustar los drops ya que es notable la cantidad de balones que no atrapan, deberá buscar ofensivas largas que dejen que su defensa descanse ya que esta viene de jugar 86 snaps contra los Texans.

Del otro lado del balón la ofensiva sigue en proceso de ajuste y mejora. Josh McDaniels encontró contra Miami el equilibrio al repartirle 224 yardas totales a los corredores Sony Michel y James White. Tom Brady sigue trabajando en repartir el juego oportunamente entre sus receptores. Sus 918 yardas y nueve touchdowns no alarman a nadie pero sus cuatro intercepciones son un reflejo de la gran área de oportunidad que el ataque por aire representa para la ofensiva.

¿Cuáles son las buenas noticias? Tom Brady es el quaterback, Josh McDaniels el coordinador ofensivo, Julian Edelman está de regreso y Josh Gordon cada día se integra más a lo que esperan de él.

No esperen ver mucho a Edelman contra Indianapolis ya que apenas tendrá tres días para ponerse al corriente con la ofensiva. Gronk afortunadamente está bien después de que saliera en el partido contra Miami pero es casi un hecho que Belichick no lo expondrá y lo guardará para enfrentar a los Chiefs.

Los Patriots deberán enfocarse en mantenerse en el emparrillado y cansar a una defensa desgastada tras un largo juego contra Houston. El ataque terrestre será clave pero también un ataque aéreo en el que se involucren el ya más basto cuerpo de receptores. Los Colts por su parte buscarán repetir la famosa formula de dejar a Brady fuera del campo y procurar incomodarlo con la línea defensiva. Indianapolis tiene una tarea complicada pues tiene a sus defensas DT Hassan Ridgeway, LB Darius Leonard y CB Quincy Wilson como cuestionables.

No es despreciable el saber que el equipo de Bill Belichick tiene un récord de 7-1 jugando los jueves por la noche. La única derrota fue en el 2008 y el quaterback por parte de los Patriots era Matt Cassel. Esto es un reflejo de un equipo que normalmente está bien preparado, conoce los fundamentos y que sabe hacer la transición del partido que transcurrió hacia el que va a enfrentar. Y desde el punto de vista del rival, entrenar tres días para enfrentar a Bill Belichick simple y sencillamente es muy complicado.

Al menos de parte de la gerencia de Indianapolis el partido pinta para ser especial. Estaremos atentos para ver si Josh McDaniels le tiene un regalo al equipo que rechazó o bien si ellos le pagan caro el desprecio.

Colaboración de Jon Portillo Romero

 

Leave a Reply