ANÁLISIS: Patriots ganan en las trincheras ante Texans

Puristas y clásicos del futbol americano defienden la filosofía de ganar en las trincheras para poder ganar el partido. Esa fue la exacta fórmula que los Patriots usaron el pasado domingo para iniciar la temporada con el pie derecho.

Con un excelente partido por parte de la línea ofensiva y defensiva, New England se consiguió su primera victoria del año 27-20 ante los Houston Texans, apoyados de nuevas caras, pero también de viejos conocidos.

Este es nuestro análisis del triunfo:

– Enfrentando a una de las mejores líneas defensivas en toda la NFL con nombres como JJ Watt, Jadeveon Clowney y Whitney Mercilus, la OL apenas permitió dos capturas de QB y 3 golpes a Tom Brady en todo el juego, números muy buenos tomando en cuenta el nivel que había enfrente.

Entre los seis linieros que estuvieron participando destaca sobre todos el juego de Trent Brown, quien llegó el fin de semana del Draft a cambio de bajar unas posiciones en el sorteo y tras un excelente verano, se convirtió en el LT de los Patriots. En su primera prueba cuidando el lado ciego de Brady, Brown apenas permitió que apresuraran al pasador una vez más, sin capturas, ni golpes. Igual de limpio fue el partido de Shaq Mason, quien recientemente firmó una extensión de contrato.

– Pasemos al otro costado del balón, donde New England también tuvo un partido impresionante y muy completo. Eso sí, frente a una de las peores líneas ofensivas en toda la NFL y que además sufrió una pérdida durante el juego.

Trey Flowers continúa siendo la referencia presionando al QB en la defensiva, llegando a DeShaun Watson para 1.5 capturas, un golpe y cuatro veces acortando el tiempo para lanzar. Deatrich Wise le siguió con 1.5 capturas también y dos presiones. New England estuvo alternando entre Wise, Adrian Clayborn y Keionta Davis para jugar del otro extremo a Flowers y los tres fueron efectivos.

– Stephon Gilmore tuvo la prueba más difícil de la secundaria al cubrir a DeAndre Hopkins, sin embargo, los reflectores se los robó Jonathan Jones, el tercer CB del equipo y que cada vez que entró al campo cumplió bastante bien, pues eso le permite su agilidad para cubrir el slot. Le lanzaron 3 veces, permitió 0 recepciones y tuvo un balón desviado.

– Con limitaciones en el ataque por lesiones, suspensiones y demás, los Patriots voltearon a ver a dos peligrosas armas ofensivas y les diseñaron un excelente esquema para poder explotar la habilidad de ambos. Phillip Dorsett tuvo 7 recepciones para 66 yardas y un TD como el segundo receptor del equipo, corriendo rutas cortas y aprovechando su habilidad para acelerar y desacelerar, así como para conseguir yardas después de la recepción. Fue una grata sorpresa, después de una campaña 2017 muy callada en New England.

Por otra parte está el uso que se le dio a Cordarrelle Patterson, quien por lo menos sirve como señuelo, puede conseguirte toques de balón de 5-6 yardas constantemente y tarde o temprano sacará una jugada de 50 o más yardas.

Por Jesús Sánchez (Twitter y en Facebook)

Leave a Reply