Danny Amendola, Sr. Enero… y Febrero

Cuando Danny Amendola firmó con los Patriots en 2013, se esperaban grandes cosas del ex receptor de Cowboys y Rams, principalmente como sustituto del rol que recién abandonaba Wes Welker y que al final de cuentas terminó cubriendo Julian Edelman.

Y a pesar del fuerte contrato que firmó para llegar a New England y la baja producción en temporada regular, cuando los partidos toman un tono mucho más serio y la eliminación esté en juego, Amendola ha respondido como todos esperaban cuando puso su firma en Foxboro.

amendola

El Super Bowl LI fue sólo una prueba más de lo bien que juega Amendola y de que sus manos confiables, de las mejores en toda la NFL, se vuelven imprescindibles para Tom Brady en los Playoffs y específicamente, en el Super Bowl.

En contra de los Falcons, recibió 8 pases para 78 yardas y un TD, así como la conversión de dos puntos que empató el partido a 28, con menos de un minuto por jugar, su mejor actuación de la temporada en el momento más crucial del año.

Además de las dos veces que pudo pisar la zona de anotación, Amendola tuvo una de las recepciones más grandes del juego, al convertir una cuarta oportunidad en el tercer cuarto, que le permitió a New England seguir con una serie ofensiva cuando la desventaja ya era de 25 puntos.

Esta fue tan sólo otra heroica actuación para Amendola en enero o febrero.

En los Playoffs del 2014, en la ronda divisional, Amendola fue pieza clave en el partido en contra de los Baltimore Ravens, en el que New England se vio en desventaja de 14 puntos en dos ocasiones diferentes y pudo sacar el partido adelante.

Amendola terminó el encuentro con 5 recepciones para 81 yardas y 2 anotaciones, incluyendo el TD que le lanzó Julian Edelman en una jugada de doble pase.

Ese mismo año, pero en el Super Bowl, Amendola volvió a anotar, esta vez en contra de los Seattle Seahawks, en un esfuerzo de 5 recepciones para 48 yardas, números discretos pero efectivos.

En el SB LI, Amendola estuvo en el campo en 45 jugadas, el doble de su promedio de 22 jugadas por partido que tuvo en temporada regular, siendo parte esencial de la gran mayoría de jugadas con tres receptores y tomando un rol de protagonista con las constantes fallas de Edelman, sobre todo en la primera mitad.

“No tenía tiempo para eso”, dijo Amendola sobre los nervios en la conversión de dos puntos que empató el encuentro, que terminó en las manos de Amendola, una de varias jugadas importantes para el receptor que superó una serie de barreras en una complicada temporada que terminó de la mejor manera.

En el offseason, Amendola tuvo que hacer ajustes en su contrato para quedarse en New England, bajando drásticamente su salario a uno más acorde para la posición de tercer o cuarto WR.

Una lesión en el tobillo no le permitió jugar en el último mes de temporada, lo que abrió la puerta para que Michael Floyd tomara su lugar en las semanas finales de la campaña.

A pesar del buen papel de Floyd, Amendola regresó a la alineación para los Playoffs, movimiento que dio muy buenos frutos, principalmente en el juego final.

Amendola podrá desaparecer por momentos prolongados durante la temporada, pero cuando llega enero y febrero, se puede contar con él en los momentos de mayor apremio.

Leave a Reply