Patriots mantienen el invicto en difícil viaje a Nueva York

Ocho años después, los Patriots volvieron a vencer a los Giants en Nueva York. En aquella ocasión se trataba de mantener el invicto en la semana 17; en 2015, New England también llegó con marca perfecta en diferente semana.

Los Patriots necesitaron de su máximo esfuerzo y hasta el último segundo del reloj para superar a Eli Manning y los Giants, sellando la victoria con un gol de campo de 54 yardas de Stephen Gostkowski en la penúltima jugada del encuentro.

Aquí las claves de la victoria en el análisis de la novena victoria de la temporada de los Patriots en el mismo número de partidos disputados:

– New Engand tiene ADN de campeón. Son partidos como estos los que te pueden decir de manera anticipada las posibilidades que tiene un equipo de, en este caso, repetir como campeones del Super Bowl. Ir a un estadio difícil, en un ambiente pesado, en contra de un equipo en el que el historial es negativo y estar contra la pared en varias ocasiones y sacar la victoria no lo hace cualquier equipo. Los Patriots cometieron muchos errores pero encontraron la manera de salir de MetLife Stadium con la victoria. Eso hace a los equipos especiales.

CT5PcROUsAAPDO-

– Tom Brady tuvo su peor partido de la temporada. Tardó en tomar decisiones todo el partido, el fumble en la captura en el tercer cuarto fue completamente su culpa al igual que la intercepción adentro de la yarda 5 de los Giants; LaFell había vencido a su hombre pero el pase fue extremadamente atrasado. En la última serie ofensiva, Brady esquivó una bala gigante cuando Landon Collins dejó caer la intercepción que hubiera sellado la victoria neoyorquina. A pesar de todos esos errores, hubo pases muy buenos como el bombazo a LaFell o la cuarta oportunidad a Amendola en la última serie ofensivo. Encontró la manera de superar los errores y no cometerlos más adelante.

– Las lesiones ofensivas le pesaron muchísimo a New England el domingo en MetLife Stadium. Todas las que se han acumulado en la línea ofensiva jugaron una parte importante, pues los Giants pudieron presionar a Brady a pesar de tener uno de los pass rush más pobres de la Liga. Las buenas noticias es que no debe tardar en regresar Sebastian Vollmer y Marcus Cannon, quienes le dan más estabilidad a la línea. La salida temprana de Julian Edelman junto a la ausencia de Dion Lewis le quitó ritmo a la ofensiva, pues son ellos los que mueven constantemente las cadenas en terceras oportunidades.

CT5y3KbWsAIwuX8

– Hablando de lesiones, la de Jamie Collins también tuvo un peso importante en el encuentro. Los Giants atacaron toda la tarde a Jonathan Freeny, quien vio acción extendida por la enfermedad de Collins que no le permitió jugar. Freeney tiene poco movimiento lateral por lo que RB y TE encontraron la manera de estar abiertos cuando lo enfrentaban. John Bostic entró en una serie y le fue igual o peor.

– Y ahora hablando de eslabones débiles, New York encontró uno gigante en Justin Coleman y después en Rashaan Melvin. Dwayne Harris tuvo uno de los mejores partidos en su carrera gracias a la deficiente cobertura de Coleman y en la segunda mitad, de Melvin. Slot CB es la parte más débil de la defensiva y Harris lo expuso. Coleman había jugado bien pero Eli Manning es el QB más fuerte que ha enfrentado.

– La secundaria no recibió nada de ayuda del pass rush de los Patriots. Fuera de un par de jugadas destacadas de Chandler Jones y Rob Ninkovich, la línea defensiva de los Patriots no pudo presionar a Manning en ningún momento del partido. Fue hasta el último cuarto cuando decidieron mandar a defensivos extras y lograron mover a Eli de la bolsa. Jabaal Sheard estuvo activo por primera vez desde su lesión en el tobillo pero estuvo en jugadas limitadas.

– Los defensivos que cumplieron de inicio a fin fueron Malcolm Butler y Logan Ryan, quienes tuvieron un duelo muy interesante con Odell Beckham y Rueben Randle respectivamente, ganando los dos jóvenes esquineros de los Patriots. Quitando la recepción de 76 yardas del inicio del partido, OBJ tuvo tres recepciones para 28 yardas y cada una de ellas fue muy competida. En el caso de Randle, sólo recibió tres pases para 51 yardas. El momento más importante para Butler fue cuando desvió un TD seguro de las manos de Beckham para mantener con vida a los Patriots. Muy valiosa su presencia en contra de uno de los mejores receptores de la NFL.

– El trabajo de la defensiva fue muy bueno a pesar de la cantidad de yardas permitidas. En la segunda mitad no permitieron TD (3 FG) y después de la primera anotación, sólo fueron 19 puntos. La cereza en el pastel fue aguantar a los Giants en tres jugadas consecutivas desde la yarda 4 para darle una oportunidad a Brady. Es una unidad muy buena.

CT5dVTUUcAAp8J4

– No por nada a Stephen Gostkowski le dicen “La Máquina” en el vestidor de los Patriots. Una vez más se requirió de un FG largo en una situación muy difícil y Gost volvió a cumplir. Una máquina literalmente.

Por Jesús Sánchez (Sígueme en twitter en @chuysanchez_)

Leave a Reply