Patriots abren la temporada con victoria ante Steelers

Los New England Patriots arrancaron de la mejor manera posible la defensa del cuarto Super Bowl: 1-0.

Con una impresionante actuación ofensiva, específicamente de Tom Brady, Rob Gronkowski y Julian Edelman, New England controló en todo momento el primer encuentro de la temporada 2015 para iniciar con una necesitada victoria después de un offseason lleno de problemas, polémicas y mucho ruido alrededor del equipo.

Al final de cuentas, cuando se trata de poner un pie en el emparrillado, ese ruido es silenciado por completo. El mismo Brady describió esta noche como una especial y muy emocionante, lo cual es respaldado por los cuatro pases de anotación, tres a Gronkowski y uno a Scott Chandler, que le dieron a los Patriots la ventaja desde el primer cuarto.

Estos son los puntos destacados de la primera victoria del año:

– Brady sigue ganando con lecturas previas a la jugada. Basta con ver el primer TD a Gronkowski para saber qué tipo de QB es Brady. Apura a todos para centrar el balón y aprovechar que nadie está cubriendo al TE para explotar ese costado del campo. Físicamente no está en la mejor forma de su carrera, pero mentalmente está mejor que nunca. Ni se mencione el fuego que se prendió en su interior después de pasar días enteros en las oficinas de la liga y en cortes de Nueva York.

Wk1

– Algunos números para endulzar un poco más la noche de Brady: llegó a 396 pases de anotación en su carrera y a 161 victorias con un sólo equipo, más que ningún otro mariscal en la historia. De pasada estableció un récord de la franquicia con 19 pases completos consecutivos.

– Dion Lewis corrió el balón de manera efectiva, confirmando la buena pretemporada que tuvo. Tiene manos seguras para consolidarse como el RB titular de terceras oportunidades, pero también puede aportar acarreando el ovoide. En ocasiones corría con el balón muy suelto y eso casi le cuesta a New England siete puntos. Acumuló 120 yardas totales.

– Los reflectores probablemente irán hacia Brady y Gronkowski, pero que noche la de Julian Edelman. Ganó cada enfrentamiento que tuvo con un CB uno a uno. Abierto por varias yardas en cada ruta. Terminó con 11 recepciones y promediando casi un primero y diez por cada una de ellas.

– Pasando ahora si a los TE, que pesadilla para la defensiva rival ver a Gronkowski y Chandler al mismo tiempo en el campo, en el mismo costado y como receptores abiertos. Dos ocasiones vimos esta formación, 14 puntos.

Gronk

– Que desafortunado el caso de Dominique Easley. Solamente jugó 4 minutos, pero fueron 4 minutos muy bien jugados. Antes de salir por una lesión en la cadera, Easley estaba dominando el interior de la línea, recorriendo a los guardias y centro un par de yardas en cada jugadas. Suelen ser lesiones peligrosas, esperemos reporte oficial.

– Esta perdida obligó a New England a experimentar un poco con la línea defensiva, intentando cubrir una pérdida importante con variaciones. La peor de ellos fue la que más vimos: Geneo Grissom como DT. Superado físicamente por los linieros interiores de Pittsburgh, tuvo muchos problemas.

– Los LB tuvieron un partido muy alejado al nivel que vimos en 2014. No recibieron mucho apoyo de la línea, pero en muchas ocasiones estuvieron fuera de posición, llegaban tarde al espacio o se quedaban atrapados en el tráfico en el centro del campo. Ahí el motivo por el que DeAngelo Williams superó las 100 yardas.

– Malcolm Butler oficialmente es el nuevo Darrelle Revis, bueno, si hablamos de papeles. Butler no es solo el CB#1 del equipo, pero también tiene el mismo rol de seguir al mejor WR del rival por todo el terreno de juego. Puede sonar raro, pero limitar a Antonio Brown a 9 recepciones para 133 yardas y una anotación es algo bueno, sobre todo cuando ves algunas de las recepciones. En su primer partido como titular, Butler enfrentó al mejor WR de la liga y jugó muy bien. Se mantuvo muy cerca a Brown.

– En el primer round en la pelea entre Duron Harmon y Pat Chung por la titularidad, ganó Harmon. Juega con más seguridad, confianza y rango en campo abierto.

– Noche lluviosa pero sin errores para los equipos especiales, quienes normalmente sufren con este tipo de condiciones.

Récord: 1-0

Próximo partido: domingo 20 de septiembre, en la casa de los Buffalo Bills.

Por Jesús Sánchez (Sígueme en twitter en @chuysanchez_)

Leave a Reply