Tom Brady, NFLPA victoriosos en primera cita en la corte

Al no llegar a un acuerdo antes del 12 de agosto, la NFL y Tom Brady se presentaron en la corte de Manhattan para que el juez Richard Berman revisara su caso. Si esto fuera una pelea de box, el primer round se lo habría llevado el QB de los Patriots y la Asociación de Jugadores.

Berman pasó poco más de una hora repasando la investigación de Ted Wells en la corte, y en su mayor parte, criticando la falta de evidencia que en esta se presenta.

El juez inició aclarando que un caso de esta magnitud y de esta área toma cerca de dos años en resolverse, sin embargo, sabe que la fecha límite es el 4 de septiembre, por lo que continuó motivando a ambos lados a encontrar un punto medio y evitar más temas legales.

Brady

Después de hablar de manera general, Berman pasó a interrogar de manera fuerte al representante de la NFL, Daniel Nash.

Berman se declaró escéptico en una serie de cuestiones en el reporte de Wells, como el involucramiento de este como investigador independiente y abogado de la liga también, el por qué cierta evidencia encontrada no se le había compartido al equipo de abogados de Brady antes, a lo que Nash aclaró que según el contrato colectivo firmado por la NFL y sus jugadores, no se prohíbe que una investigación no sea independiente y que algunos hallazgos eran privados.

“¿Hay evidencia que demuestre que el Sr. Brady manipuló los balones?”, “resulta que el Sr. Brady tuvo un mejor rendimiento con los balones inflados de manera correcta, así que se puede decir que no tuvo ninguna ventaja competitiva”,”alguien desinfló los balones, pero esto no ayudó al Sr. Brady, así que ¿qué importa?” fueron algunas de las preguntas que hizo Berman a Nash, cuestionando la falta de evidencia que vincule de manera directa y clara la relación de Brady con la actividad ilegal realizada en el baño de Gillette Stadium el 18 de enero. El mismo juez declaró que por más que lee la investigación de Wells, no ha podido encontrar la evidencia con la cual culpan al mariscal.

Nash insistió en que Brady tenía conocimiento de la actividad que se estaba realizando como la evidencia que tiene la NFL para inculparlo, así como el poder que tiene Goodell de dictar tal castigo.

Jeffrey Kessler, abogado de Brady, pasó a contestar las preguntas después de la intervención de Nash.

Kessler admitió que la manera en la que se manejó la situación de la destrucción del celular no fue la mejor, pero era correcto hacerlo e insistió que esto era una práctica cotidiana para el QB, argumentando que Brady sólo quería cuidar su privacidad siendo una celebridad, poniendo como ejemplo los mails de Brady que tuvieron que darse a conocer al presentarse como evidencia, ya que en televisión nacional se hablaba de lo que dijo de Manning y hasta del color que buscaba para su cubierta de piscina.

Terminando la sesión, ambas partes se reunieron de manera privada con Berman para intentar de nueva cuenta llegar a un acuerdo. Al no lograrlo, Goodell y Brady salieron de manera separada de la corte en Manhattan y tienen hasta el 19 de agosto para llegar a un acuerdo o tendrán que presentarse este día de nueva cuenta ante el juez Berman, en la que sería la última audiencia antes de que se resuelva el 4 de septiembre.

Por Jesús Sánchez (Sígueme en twitter en @chuysanchez_)

Leave a Reply