Shane Vereen, el factor X del Super Bowl

En temporada regular, los New England Patriots escribieron una nueva definición del término: ataque terrestre por comité.

Stevan Ridley, Shane Vereen, LeGarrette Blount, Jonas Gray y Brandon Bolden se combinaron para 367 acarreos. Dependiendo del plan de juego y debilidad del rival, era el RB que elegía Bill Belichick para la ocasión. Para el Super Bowl XLIX, quedó claro que el corredor ideal para los planes de New England fue el RB de cuarto año, Shane Vereen.

A diferencia de los otros cuatro corredores, Vereen es el que mejores manos tiene para recibir el balón saliendo del backfield o alineado como WR, aprovechando su velocidad y agilidad para cambiar de dirección. Estas características de su juego, lo convirtieron en el factor X del Super Bowl.

Super Bowl Football (14)

Vereen terminó con 4 acarreos para 13 yardas sin embargo, su valor estuvo en el juego aéreo, donde registró 11 recepciones para 64 yardas.

La defensiva de Seattle no encontró la manera de parar a Vereen en todo el partido, pues los enfrentamientos eran poco favorables para ellos.

Cuando KJ Wright o Bobby Wagner (LBs) cubrían a Vereen, el RB de los Patriots los vencía a la esquina con su velocidad o por el centro con cortes muy precisos y manos seguras. Si Seattle decidía asignar a uno de sus dos safeties, Kam Chancellor o Earl Thomas, estos se quedaban en su posición original para no dar el espacio en la zona profunda, por lo que Vereen hacía la recepción y estos tardaban varios segundos en llegar a la cita, una vez que el corredor había hecho el daño.

Con un promedio de 5.8 yardas por recepción el daño de Vereen no fue mortal pero si constante y se convirtió en una de las mejores opciones de Tom Brady en tercera oportunidad o para acercar a la ofensiva a una mejor situación.

Pocos contaban con la participación de este corredor de solo 1.78 cm de estatura incluyendo los Seahawks.

Por Jesús Sánchez (Sígueme en twitter en @chuysanchez_)

Leave a Reply