El futuro de Danny Amendola está en el aire

Tras la salida de Wes Welker en 2013, los New England Patriots llegaron a un acuerdo por cinco años y 28.5 millones de dólares con uno de los agentes libres principales ese año, Danny Amendola, para que este tomara el puesto que dejaba Welker en el slot y como líder receptor del equipo.

En sus primeros dos años en Foxboro, Welker recibió 223 pases para 2340 yardas y 11 TD, jugando en los 32 juegos posibles de temporada regular. El experimento Amendola no ha ido hacia la misma dirección, sin duda alguna, recibiendo solo 65 pases para 728 yardas y 3 anotaciones en un total de 23 encuentros, de los cuales solo en 8 ha sido titular.

bos_pats_preseason_09

Con Julian Edelman y Brandon LaFell bajo contrato hasta 2018 y 2017 respectivamente, el acuerdo con Amendola es un lujo para tenerlo como tercer receptor del equipo en un rol mínimo, por lo que este offseason los Patriots podrían deshacerse del receptor al terminarse el salario garantizado en su contrato este año.

Para 2015, Amendola tiene un salario base de 4 millones de dólares más un bono de 1.2 millones de dólares y 375,000 extra si está en el roster para el inicio de la siguiente temporada, contando con 5.575 millones de dólares en el tope salarial. Si se toma en cuenta que para la siguiente temporada no están bajo contrato jugadores como Darrelle Revis y Devin McCourty, esos casi 6 millones se convierten en muy necesarios pensando en el futuro del equipo.

Si se corta a Amendola, los Patriots tendrían que lidiar con una penalización de 3.6 millones de dólares en el tope salarial del 2014, número que se puede reducir a 1.2 millones si deciden dejarlo en libertad después del 1ero de junio, fecha importante en la NFL en la cual se reducen los golpes al tope por soltar veteranos y esto le permite a los equipos hacerlo con mayor frecuencia.

Suponiendo que New England lo cortara al inicio del año de la liga, el ahorro en 2014 sería de 2.1 millones de dólares aparte de evitar pagar los 15 millones restantes en su contrato, mientras que, si lo hacen a partir del 1ero de junio, 4.5 millones de dólares se quedarían con los Patriots como ahorro.

Por el momento, el rol de Amendola es principalmente en los equipos especiales regresando kickoffs y despejes, convirtiéndose en el tercer receptor suplente más caro de toda la NFL. Su futuro se encuentra en el aire, pero según los números, podría estar buscando equipo para 2015.

Por Jesús Sánchez (Sígueme en twitter en @chuysanchez_)

Leave a Reply