Stevan Ridley, pieza clave de la ofensiva

En los últimos cuatro años, incluyendo 2014, el juego terrestre de los Patriots ha registrado 6673 yardas, de las cuales, 2817 le pertenecen a Stevan Ridley.

El 42% de las yardas por tierra de la ofensiva reciente son resultado de las piernas de Ridley. Para los que creían que Ridley ya no era parte importante del ataque o que su rol estaba disminuyendo. Encontrar un jugador que de la noche a la mañana abarque el 40% de las yardas de una unidad será prácticamente imposible.

espn_pod_oct1_38

El estilo de Ridley es perfecto para la situación actual de los Patriots, ya que en la mayoría de las jugadas, el primer contacto se origina detrás de la línea de golpeo, situación que no le impedía a Ridley conseguir yardaje positivo a diferencia de los otros corredores del equipos, quienes son más susceptibles a caer después del primer contacto.

Ridley corre de manera agresiva, decidida, sin buscar muchos espacios por los lados. Su trabajo era correr entre los tackles y durante tres años y un mes, lo hizo bastante bien, a pesar de los balones sueltos y a pesar de las conmociones cerebrales.

Perder a Ridley es una pena, pues como lo mencioné, no hay alguien actualmente con el mismo estilo. Alguien con el físico para recibir una carga de trabajo tan importante semana a semana y cubrir un rol tan complicado y la agencia libre no es una opción y por lo menos yo creo que New England ni se molestará en ver las opciones que hay en el mercado.

Lo que tiene en el equipo Bill Belichick será quien cubra la producción, lo logren o no. Analicemos una por una las opciones:

– Shane Vereen: Menor corredor que Ridley, mejor atleta. Un historial amplio de lesiones y un estilo totalmente contrario, por lo mismo, era el complemento uno del otro. ¿Podrá Vereen acarrear el balón más de 15 veces por partido durante tres meses seguidos? Sinceramente lo dudo y más cuando en este primer mes de temporada hemos visto que cuando Vereen tiene defensivos en el backfield cuando recibe el balón, automáticamente empieza a caer, incluso parece que se da hasta por vencido. No sabe correr entre los tackles.

– James White: Mismo corte que Vereen. Muy habilidoso, buenas manos, elusivo pero que no tiene el cuerpo, ni el estilo para conseguir las yardas difíciles. En la pretemporada, White brilló como receptor saliendo del backfield, no como corredor. Con el balón en las manos se veía indeciso, su visión le falló y bailó mucho detrás de la línea de golpeo.

– Brandon Bolden: Bolden ha jugado en 27 de 38 partidos, levantando dudas acerca de su durabilidad, aparte de estar limitado por lesión en la gran mayoría de esos encuentros. Bolden es un poco más agresivo y construido para correr por el centro, sin embargo, cualquier indicio de contacto y ya está en el suelo. No es tan bueno rompiendo tackleadas.

Desafortunadamente para Ridley, 2014 es el último año en su contrato, por lo que fácilmente pudimos a ver visto su último partido con el uniforme de los Patriots. Su lesión toma de ocho a diez meses alejado de los emparrillados, por lo que todo indica que se convertirá en agente libre y hasta que no pruebe en verano que está sano, podrá firmar con otro equipo.

Una situación muy desafortunada por un jugador que de inicio a fin, se entregó a la organización como se debe, perdiéndose solamente dos partidos en tres años y un mes de carrera en New England.

Por Jesús Sánchez (Sígueme en twitter en @chuysanchez_)

Leave a Reply