Costosa victoria sobre los Bills

Es muy difícil no analizar el partido en contra de los Bills sin mencionar las lesiones que dejaron fuera por el resto de la temporada a Stevan Ridley y Jerod Mayo, sin embargo, la oportunidad de meternos a fondo con los detalles de lesiones y posibles planes a futuro será más adelante. Por ahora, hay que enfocarse en lo que pasó en el terreno de juego.

Como ya es costumbre, repasemos una lista de anotaciones positivas y negativas sobre la victoria 37-22 sobre los Buffalo Bills, la cual posiciona a los Patriots como líderes solitarios del este de la AFC por primera vez en 2014.

c982ac89269c5528620f6a706700a05c

– La línea ofensiva jugó dos partidos completamente distintos. Bryan Stork no inició el partido por lesión, mientras que Dan Connolly se vio obligado a salir por un golpe en la cabeza, provocando de nueva cuenta un caso en el interior, la gran debilidad. Josh Kline y Jordan Devey tuvieron un inicio muy lento, pero después de varias series, mejoraron la protección a Tom Brady pero no pudieron abrir espacios para el juego por tierra.

El problema había pasado a los extremos, donde Nate Solder y Sebastian Vollmer vivieron una pesadilla en contra de Mario Williams y Jerry Hughes. New England mandó a los dos jugadores a la banca en diferentes momentos para poner a Marcus Cannon, sin embargo, después de varias jugadas se dieron cuenta que lo mejor era establecer a los cinco titulares y jugártela con ellos el resto del encuentro. La consistencia mejoró y la unidad en general mejoró su nivel en la segunda mitad, demostrando una vez más que cuando se evalúa a la línea no se debe hacer individualmente, sino como un grupo y los Patriots hicieron los ajustes para funcionar como tal en la segunda mitad.

– Hablando de nivel de juego diferente, qué tal el Rob Gronkowski que vimos este domingo comparado con el de la semana uno. Seis partidos no han pasado en vano para “Gronk”, quien juega con mucha más confianza corriendo por el centro, pasando por encima de los defensivos y extendiéndose por el ovoide, como lo hacía antes de su racha de lesiones. Sano, Gronkowski es uno de los mejores TE en la historia de la NFL, por lo que tenerlo de vuelta puede ser la gran solución al “pobre cuerpo de receptores”.

– El progreso de Brandon LaFell en la ofensiva ha sido notorio. Si bien, está lejos de ser un receptor consistente que tenga un impacto en cada cuarto del partido, por lo menos ha encontrado la manera de estar abierto en situaciones importantes para anotar aprovechando su talento físico, el cual es indudable.

– Está claro que Julian Edelman y LaFell son los WR titulares, sin embargo, los puestos detrás de ellos serán una competencia muy interesante. Por el momento, Danny Amendola es el tercero, Aaron Dobson cuarto y el recién activado, Brian Tyms quinto, pero ¿cuánto durará este orden? Amendola juega más que los tres y produce menos, mientras que los snaps entre Dobson y Tyms son parejos (11 Dobson, 8 Tyms) después de un juego, ambos son de un estilo muy similar.

– Darrelle Revis finalmente está cumpliendo su trabajo en New England y claro, fue hasta que lo pusieron a hacer lo que mejor hace: seguir al receptor principal del rival. La víctima esta semana fue Sammy Watkins, quien fue limitado por Revis a solo dos recepciones y 27 yardas. Siguiente en la lista: Eric Decker.

– La principal duda de la secundaria, la posición de SS, ha resultado ser una fortaleza en este arranque de temporada. Patrick Chung ha limitado mucho sus errores y se ha convertido en un muy buen contribuidor parando el juego por tierra, Duron Harmon ha cubierto bien cuando entra y hasta el mismo Tavon Wilson ha cumplido como SS, CB y hasta LB.

Por Jesús Sánchez (Sígueme en twitter en @chuysanchez_)

Leave a Reply