Defensiva y equipos especiales lideran la victoria de los Patriots

Con Tom Brady en los controles, los Patriots nunca han iniciado una temporada con dos derrotas consecutivas, por lo que la misión era muy clara en el viaje a Minnesota: salir del TCF Bank Stadium con una victoria.

La tónica del partido fue diferente a lo acostumbrado, pues fue la defensiva y equipos especiales la que le dieron una clara ventaja a New England y la oportunidad a la ofensiva de anotar en territorios cortos. Aquí nuestro análisis de la primera victoria de los Patriots en 2014:

– Tras otra actuación regular de la línea ofensiva de los Patriots, Stevan Ridley se convirtió en el centro y pieza clave de la ofensiva de New England. Los espacios que abría la línea eran muy limitados, por lo que en la mayoría de las jugadas había defensivos de frente al corredor o en el backfield. La habilidad y estilo de Ridley le permitía romper por lo menos una o dos tackleadas detrás de la línea de golpeo para ahora si proceder a conseguir yardas positivas. Si no es por Ridley y su facilidad para quitarse defensivos, el juego terrestre hubiera sido un desastre, pues nadie en el equipo tiene esa habilidad. Terminó con 25 acarreos y 101 yardas.

tempAP101386577710--nfl_mezz_1280_1024

– Shane Vereen también recibió su oportunidad con la ofensiva titular, pero en un partido tan cerrado entre líneas y con Vereen siendo un RB más para correr en espacio y campo libre, solo tocó el balón siete ocasiones y en situaciones especiales, como pantallas o 3eras y largos en los que se necesitaba de una jugada grande.

– Rob Gronkowski y James Develin fueron los jugadores con más recepciones en el equipo solo detrás de Julian Edelman. Estamos hablando de un jugador que solo estuvo en el campo para la segunda mitad y en muy limitadas ocasiones, mientras el otro es el FB. Es increíble lo que está pasando en el juego aéreo de los Patriots. Si, Brady muchas veces solo ve a Edelman, pero es porque la confianza con los demás es nula y realmente no hacen mucho para estar abiertos constantemente para cambiar esto.

– Entre Danny Amendola y Brandon LaFell, las dos adquisiciones más importantes en la posición los últimos años, están haciendo 7.5 millones de dólares. Después de dos partidos, LaFell tiene 0 recepciones, mientras Amendola contabiliza 3 recepciones para solo 16 yardas, incluyendo 0 entre los dos en contra de los Vikings. La química con Brady no ha sido desarrollada, no están desmarcados constantemente y principalmente, no hay confianza en ellos por el momento. Si ellos no toman un rol más importante en la ofensiva, será difícil que Edelman siga cargando con todo el trabajo por su cuenta (6 recepciones más 4 regresos vs Minnesota), mientras Aaron Dobson (1 recepción) y Gronkowski se incorporan a la ofensiva.

– La semana pasada me pareció ilógico el uso de Gronkowski, pues desde hace tiempo lo digo, es mejor tener al TE sano en diciembre y enero que en septiembre y octubre. Este domingo, “Gronk” se limitó a jugar en la segunda y mitad, pero con el partido prácticamente en la bolsa, fue una semana de descanso para él, pues la acción que vio fue muy breve. En lo poco que se vio, Brady sigue buscándolo constantemente a pesar de la cobertura sobre él y hay que decirlo, la química y relación entre los dos se ve dañada. Con el tiempo, la relación debe regresar al punto donde estaba, pero por el momento, Brady está tirando muy adelante de Gronkowski y el esfuerzo del TE por el momento no es mayor por sus limitaciones con las lesiones.

– Con solo dos DE en el roster activo, los Patriots necesitaban una actuación importante por parte de Chandler Jones y eso fue exactamente lo que obtuvieron. Jones aprovechó que New England lo alineó como DE cuando la formación era 4-3 y OLB en 3-4 para estar en el backfield constantemente. Incluso cuando tenía que jugar como liniero en 3-4, la producción de Jones no disminuyó mucho, terminando el partido con dos capturas, tres golpes al QB, dos tackles para pérdida de yardas y hasta un FG bloqueado con todo y regreso de 58 yardas hasta la zona de anotación. Jones es de los jugadores más atléticos en todo el roster y parece que finalmente aprovecharon ese factor el domingo. Jugó en diferentes posiciones y en la mayoría del tiempo, fue muy efectivo.

– En la primera serie ofensiva, los Vikings expusieron la mayor debilidad en el roster de los Patriots: la falta de profundidad en la posición de LB. Tras la lesión de Jamie Collins, Deontae Skinner recibió la oportunidad de iniciar y los Vikings aprovecharon del jugador de la escuadra de prácticas. Skinner mostró muchos problemas en cobertura, manteniéndose cerca de Kyle Rudolph, permitiendo yardas sencillas en el TD de Minnesota. Después de esa serie, Skinner salió del terreno y los Patriots hicieron los ajustes para cubrir la ausencia de Collins por medio de esquemas, como debió haber sido desde el principio.

– La secundaria probó un nuevo esquema, diferente a la pretemporada y semana uno. En estas dos instancias, los Patriots optaron por dejar a Darrelle Revis del lado izquierdo, mientras Alfonzo Dennard/Malcolm Butler cubrían el lado derecho, sin importar que WR estuviera de cada costado. En contra de los Vikings, New England optó por darle la tarea a Revis de cubrir a Greg Jennings, lo que hacía con Jets tan bien, mientras Logan Ryan fue asignado con Cordarrelle Patterson, aprovechando la velocidad y agilidad de Ryan sobre el buen juego de Butler durante la pretemporada. Los resultados no pudieron ser mejores. Jennings fue limitado a 1 recepción para 4 yardas gracias a Revis, mientras Patterson solo tuvo 4 recepciones y Ryan se encargó de cortar su racha de seis partidos al hilo con TD. Ambos jugaron de manera excepcional.

– Ryan Allen se reivindicó esta semana después de un partido para el olvido en Miami. De cinco despejes, cuatro terminaron adentro de la yarda 20, incluyendo dos adentro de la yarda 10.

– Los castigos son un aspecto preocupante en New England. En el pasado, los equipos de Bill Belichick se han caracterizado por ser equipos muy disciplinados que incluso podían pasar dos o tres partidos consecutivos sin ser penalizados, pero en 2014, esto ha sido un grave problema. En contra de los Vikings, 15 castigos fueron marcados en contra de New England para 163 yardas. Cifra muy alta si se toma en cuenta que Minnesota terminó con 217 yardas netas en la ofensiva.

Para cerrar esta nota, un par de números importantes del partido vs Minnesota:

– Desde 2002, los Patriots tienen récord de 40-9 en contra de equipos de la Conferencia Nacional.

– Desde 2000, New England acumula 38 victorias y una sola derrota cuando tiene a un RB superando las 100 yardas por tierra. En este caso, Ridley terminó con 101 yardas. La única derrota fue en vs Dolphins en 2004, cuando Corey Dillon registró 125 yardas pero los Patriots se llevaron la derrota.

Por Jesús Sánchez (Sígueme en twitter en @chuysanchez_)

Leave a Reply