Recordando a un grande: Willie McGinest

MCG   

El sábado 11 de Diciembre de 1971 nació en California William Lee McGinest, uno de los mejores jugadores de esta franquicia, hermano de Lisa y Tanisha, fue el segundo hijo de Willie y Joyce, trabajadores de una famosa empresa de repostería, creció en el lado Este de Long Beach y asistió al High School Long Beach Poly, la misma escuela a la que asistieron los beisbolistas Tony Gwynn y Chase Utley, el jugador de football DeSean Jackson, la tenista multi ganadora Billie Jean King, la actriz Cameron Díaz y
el cantante Snoop Dogg, uno de sus mejores amigos de la infancia y socio en la actualidad.

Fue el primer miembro de su familia en asistir a la Universidad gracias a un programa deportivo que obligaba a los jugadores a asistir a clases y sacar buenas calificaciones. Como deportista destacó en baseball y football y en 1990 fue reclutado por la Universidad del Sur de California, por sus excelentes habilidades como defensivo y se enfundó en el famoso #55 de la USC que han vestido figuras como Chris Claiborne, Keith Rivers y Junior Seau, heredándolo de este último, que 16 años después se quedaría con el mismo #55 que Willie portaba en sus amados Patriots.

Bajo las órdenes del Coach Larry Smith inmediatamente se volvió titular y aunque en esos años la USC no pasaba sus mejores momentos le alcanzó para ser seleccionado en el 4to lugar de la primera ronda del Draft de 1994 del cual salieron figuras como los inmortales Marshall Faulk y Larry Allen y los Pro Bowlers Rodney Harrison y Kurt Warner.

Pieza fundamental en la reconstrucción de los New England Patriots, una franquicia acostumbrada a la derrota, que comandada por la mentalidad ganadora de Robert Kraft y Bill Parcells cambiaron la historia del club, ahí, Willie McGinest encabezó junto con Bruce Armstrong y Chris Slade una defensiva a la que luego se le unirían Ty Law, Lawyer Milloy, Willie Clay y Tedy Bruschi y que junto con la ofensiva de Drew Bledsoe, Curtis Martin, Dave Meggett, Terry Glenn, Shawn Jefferson y Ben Coates tardaron solo tres años en llegar al Super Bowl que perderían ante los Green Bay Packers y su historia.

Siempre fiel a su origen y a la gente que confiaba en él, Willie nunca se metió en problemas
contractuales y mucho menos en escándalos, siempre líder dentro del emparrillado, respaldó siempre las decisiones de los entrenadores y apoyó a los jugadores jóvenes, como aquél 23 de Septiembre del 2001 cuando respaldó la decisión del Coach Bellichick en darle la oportunidad de entrar como suplente después de la lesión de Drew Bledsoe a un desconocido de nombre Tom Brady y al cual le dijo “esta es tu oportunidad, hijo, ahora jugamos para ti”.

Después de ese partido todo cambió, la franquicia se volvió ganadora, vinieron 3 campeonatos y aquel chico que salió de los barrios bajos de Long Beach por fin lo tenía todo, no había mejor premio para una vida llena de sacrificios. En la parte más exitosa de su larga carrera y cuando se acercaba la temporada del 2006, en un movimiento sorpresivo por parte de la directiva, Willie Mcginest es cortado, fiel a sus principios amagó con retirarse, pero esos mismos principios lo llevaron a una aventura más, aceptando la invitación de Romeo Crennel, a quien consideraba uno de sus mentores y el consejo de Bill Bellichick quien le decía que aun podía ayudar al renacimiento de otra franquicia se embarcó hacia Cleveland. Ahí jugó 3 años más antes de retirarse.

Ahora es un filántropo, golfista, empresario musical, restaurantero y analista de la NFL Network, es Patriot de corazón y según sus memorias le da todo el crédito a sus padres por empujarlo a conseguir sus metas y a dar todo de sí. Agradece haber jugado para los que él considera tres de los mejores Coach de la historia (Belichick, Parcells y Carrol) y se encuentra sin rencores por haber sido cortado ya que lo considera “parte del juego”.

Es un profesional que dio todo por su equipo, es un Patriot, como tú y como yo, es el mismo que tiene vigente el record de más capturas de QB en postemporada, el mismo que
llamó “diva y malagradecido” a Wes Welker por no aceptar ser jugador franquicia y darle la espalda al equipo, el mismo que le dijo a Marshall Faulk refiriéndose al SB XXXVI: “Si los hubiéramos espiado la diferencia no hubiese sido un gol de campo”, ese es Willie McGinest, y por jugadores como él, es por lo que empiezan las dinastías.

Por @Charliemty01 en twitter.

 

Leave a Reply