¿Cómo reemplazar a Rob Gronkowski?

Los jugadores de la NFL se pueden catalogar de muchas maneras, pero hay una muy interesante: Irreemplazables. En esa categoría entran los QB franquicia como Aaron Rodgers, Peyton Manning, Tom Brady y algunos jugadores de otras posiciones como Calvin Johnson, JJ Watt y desafortunadamente para los Patriots, Rob Gronkowski.

La combinación de velocidad, fuerza, rango y tamaño hacen a Gronkowski un jugador único en la NFL por lo que no hay forma de reemplazar su presencia por el centro del campo, en la zona roja y en situaciones en las que el QB está en apuros y lo único que se puede hacer es poner el balón en el aire y esperar que el receptor haga la jugada.

Imagen

Gronkowski se ha convertido en el mejor amigo de Tom Brady y al igual que en la vida real, cuando uno no tiene al otro, se siente incompleto y en este caso, es menos efectivo.

En ocasiones, las estadísticas esconden la realidad por ser números y nada más pero cuando se trata de comparar a Brady con y sin Gronkowski, los números dan exactamente en la importancia de tenerlo en el campo.

Brady ha completado el 65.9% de sus pases desde 2010 con ‘Gronk’ en la alineación. Promedia 8.2 yardas por pase, tiene un radio TD-INT de 5.1 y su rating en la zona roja (Rating de ESPN) es de 89.2. Sin el TE de la Universidad de Arizona, Brady solo completa el 59.7% de sus intentos, promedia 7 yardas, su radio de anotación por intercepción es de solo 2.2 y su rating baja hasta 60.4.

Si bien no se puede reemplazar a Gronkowski, si se puede retomar su producción en un esfuerzo de más de un jugador.

El juego vertical por el centro se pierde sin el TE, sin embargo, se puede realizar un pequeño ajuste y aprovechar la habilidad de sus dos mejores WR para seguir trabajando el centro del campo en rutas más cortas. Julian Edelman y Danny Amendola pueden mover el balón con pases rápidos y pantallas aunque todavía no se encuentra la forma de tenerlos a los dos en el terreno al mismo tiempo y ser efectivo por su similitud en estilo, por lo que Amendola se ha dedicado a jugar en terceras oportunidades las últimas semanas.

Michael Hoomanawanui, DJ Williams y Matthew Mullingan son las opciones que quedan en la posición de ala cerrada y si bien ninguno es una gran opción recibiendo, pueden ser una variante interesante en la zona roja, aprovechando su tamaño en rutas que no tarden mucho en desarrollarse por su casi nula velocidad.

Finalmente, la principal arma para el resto de la temporada es Shane Vereen. El éxito de Gronkowski radica en la ventaja que tiene sobre LB por su velocidad y S por su tamaño, característica que también presenta Vereen saliendo del backfield o alineado como receptor. De las 12 recepciones de Vereen el domingo pasado, nueve vinieron después de la lesión de Gronk, demostrando la confianza que tiene Brady en él y su habilidad para desmarcarse.

En sus primeros años en la NFL, Brady ganó Super Bowls como David Patten, David Givens y Daniel Graham como su TE, por lo que sabe como realizar ajustes sobre la marcha y adaptarse al talento a su alrededor. Este equipo tiene armas de diversos estilos por lo que solo es cuestión de encontrar un rol que se adapte a cada uno y explotar la habilidad de cada uno, tarea que Brady sabe hacer a la perfección.

Por Jesús Sánchez (Sígueme en twitter en @chuysanchez_)

Leave a Reply