BIENVENIDOS A GILLETTE STADIUM.

Imagen

Ayer por la noche hubo magia una vez mas en Gillette Stadium, no importó el 24-0 inicial que nos propinaron nuestros errores: Un recital de fumbles que Denver supo capitalizar ponían en entredicho nuestra noche, pero los Broncos olvidaron una cosa: Estaban jugando en Gillette Stadium.

Desde que Gillette abrió sus puertas en 2003, ningún otro estadio en la liga es tan complicado en la NFL. Incluyendo la postemporada, New England ha ganado 79 de 94 juegos en dicho recinto, esto significa que las probabilidades de salir airoso de nuestra casa son solo del 16%.

Desde 2003, sólo Seattle tiene un mayor porcentaje de victorias como local en postemporada (.833) aunque hay que señalar que solo han disputado 6 juegos en casa (5-1), los Pats se posicionan segundo con 10 triunfos por 3 descalabros (.769).

Gillette es nuestro templo sagrado y ayer se hizo respetar una vez mas, los Patriots pudieron manejar la presión y lograron la difícil tarea de anotarle 31 puntos sin respuesta a un equipo tan complicado como lo es Denver, para después ganar en tiempo extra con un gol de campo de Stephen Gostkowksi quien llegó a 102 juegos anotando al menos un FG, nuevo récord del equipo.

New England no ha perdido ni un juego en casa esta temporada, y pareciera que mientras mas crudo sea el invierno, mas probabilidades tendremos de ganar aquí, Tom Brady es especialista bajo condiciones adversas: Sólo ha perdido 5 de 30 juegos en temperaturas de 0°C o menos, el ambiente helado es perfecto para él y en Foxboro hay mucho de eso por éstas épocas del año.

¿Somos el mejor equipo de la AFC después de ayer? Preferiría contestar que no, es mejor mantener el perfil bajo para sorprender a todos.

Bienvenidos a Gillette Stadium, donde difícilmente saldrás con la victoria, bienvenidos a nuestro estadio, pesadilla de muchos, bienvenidos a Gillette: La casa de Tom Brady.

Por Iván Mendoza (@civmet en twitter)

Leave a Reply