New England Patriots 23-16 Miami Dolphins

Vince Wilfork, Richie Incognito

Victoria importante:

9-3 es el récord con el que amanece New England luego de la victoria de ayer, asegurando la división faltando 4 fechas por jugarse y por lo tanto el boleto a playoffs ya se encuentra guardado en la oficina de Bill Belichick; no solo es eso, al menos esta semana amanecemos con el sembrado número 2 de la Conferencia Americana debido al triple empate que sostenemos en la segunda posición de Conferencia con Broncos y Ravens que ya fué explicado en la publicación anterior.

Es el noveno título divisional en los último 10 años, el único año en que no se conquistó fué en 2008 cuando Brady estuvo ausente prácticamente toda la temporada y quedó a los mandos Matt Cassell, no obstante no fué una mala campaña ya que el equipo de Belichick terminó el año con un récord de 11-5 que increíblemente no le alcanzó para avanzar a la postemporada, pero bueno, eso es otra historia.

Un partido irregular de Tom Brady quien vió su cuarta interepción del año (registraba 203 pases sin INT) quizá debido a la mala protección de la parchada línea ofensiva que se tradujo en un constante asedio por parte de los defensas rivales que al final del día registraron 4 capturas hacia nuestro mariscal de campo, Dan Connolly (RG) abandonó el partido debido a una lesión en la espalda y su ausencia se notó, intentando ser suplida con Nick McDonald y Marcus Cannon.

Si bien no fue la mejor de las tardes por parte de Tom Brady, siempre es muy difícil detener nuestra maquinaria ofensiva: Los blancos favoritos de Tom fueron Wes Welker y Aaron Hernandez quienes registraron 200 yardas combinadas y un TD; de nueva cuenta Stevan Ridley hizo diferencia y mandó el partido a la congeladora cuando todo mundo lo solicitábamos, liderando un drive de 77 yardas en el que vió acción en 10 jugadas para coronarlo con un gol de campo de Stephen Gostkowski faltando 1:10 por jugarse, la historia ya estaba escrita.

Con cierta preocupación vemos la situación de nuestro pateador: Nuevamente falló un gol de campo que no debiera ser problema para un pateador de la NFL; ya lleva 6 desviados en la temporada, sólo en su año de novato había sido tan malo, quizá sin sus desatinos nuestro récord debería ser diferente, esperemos que los fallos queden atrás y comience a ganar confianza pues el pateador es vital dentro de un equipo, y si no me lo creen abran los almanaques deportivos y revisen las historias del Super Bowl XXXVI y XXXVIII ¿se acuerdan?

A destacarse el juego defensivo que limitó a Ryan Tannehill a 186 yardas, únicamente el 44.8% de sus pases completos y ningún TD, por tierra a su vez, el siempre amenazante y explosivo corredor estrella Reggie Bush vió limitada su participación en las acciones con únicamente 64 yardas; Trevor Scott resultó ser solución tras las suspensión de Jermaine Cunningham y la ausencia por lesión de Chandler Jones, el veterano ala defensiva dió un partidazo anotando en su cuenta personal 2 sacks y forzando un fumble.

Otro aspecto a resaltar es que Aqib Talib lució nuevamente confundido en el perímetro permitiendo recepciones cómodas a los jugadores contrarios, ojalá pronto se encuentre una solución para Aqib, el perímetro es el último punto que debe afinarse en una defensa que por fin está dando señales de vida.

Quedan 4 partidos, un mes para recuperar piezas clave que están lesionadas (Chandler Jones, Julian Edelman, Rob Gronkowski, Dan Connolly, etc) Si bien es cierto que se vienen 2 encuentros durísimos contra Texans y 49ers habrá que poner en la balanza qué tanto es prudente arriesgar ciertas piezas ya con el boleto de playoffs en el bolsillo ¿será mas importante llegar a postemporada evitando el juego de comodines y con la ventaja de jugar en casa o bien la prioridad es darle tiempo y descanso a los lesionados para llegar con un plantel sano a la etapa mas importante de la temporada?

Dudas y comentarios son bienvenidos.

GO PATRIOTS!

Por “Demetrius Bell”

(@yosoypatriot en twitter)

 

Leave a Reply