Se avecina una nueva temporada.

5 meses y 9 días han pasado desde aquella dolorosa derrota de nuestros Patriots en el Super Bowl, nuevamente a manos de Tom Coughlin y sus New York Giants, si, 5 meses; pareciera que fué ayer sobretodo en el corazón herido de nosotros los fanáticos de New England que aún sentimos un aguja que se entierra lentamente al recordar aquella tarde en Lucas Oil Stadium.

Pero se avecina una nueva temporada y en New England ya no se habla más de los Giants y el Super Tazón, está prohibido el miedo al fracaso, para los Patriots cada año es una nueva oportunidad de buscar un cuarto anillo: Es el Patriot Way.

En la temporada baja parece que se logró enmendar un poco la defensiva que como todos fuimos testigos, fué el talón de Aquiles del equipo el año pasado, será difícil encontrar resultados inmediatos con las piezas que se añadieron al equipo y que se quedarán en el roster final de 53 jugadores al inicio de la temporada regular, pero talento es talento y parece que hemos adherido un poco a nuestras filas sin mencionar que Bill Belichick tiende a sorprendernos haciendo mucho con “poco”, ¿cómo olvidar los 20 sacks que hicieron la temporada pasada los “chicos nuevos” Mark Anderson y Andre Carter? punto para Bill quien ahora delegará la “responsabilidad” defensiva en su coordinador Matt Patricia.

Del otro lado de la moneda, la ofensiva parece que seguirá siendo nuestra principal arma y será incluso mas espectacular que la que vimos el año pasado (aunque superar de nuevo las 5,000 yardas aéreas no será fácil para Tom Terrific). Ha regresado Josh McDaniels y todo mundo espera Septiembre para ver qué As tiene debajo de la manga. Brady cuenta con un arsenal aéreo encabezado por la mejor pareja de alas cerradas de la liga,  el receptor mas regular de los últimos años (Wes Welker) y un Brandon Lloyd que se espera sea el hombre que por fin logre alargar el campo pues nadie lo ha hecho después de la partida de Randy Moss y el fiasco que representó Ochocinco el año pasado. Ciertamente la línea ofensiva y el juego por tierra no serán garantía, pero Belichick siempre hace algo que termina solucionando o disimulando las carencias del equipo. Tengamos fé.

Se espera una buena temporada, se respiran aires de esperanza en New England, ningún equipo es perfecto, New England tiene puntos débiles pero una cosa he aprendido en los últimos 10 años: IN BELICHICK I TRUST.

Por Iván Mendoza    twitter: @WLF_

Leave a Reply